Actividades / Conociendo Turquia

  • casaturca
  • 0 Views
  • 0 Comment
  • No tags

Turquía está muy cerca de España; pero eso es algo que solo se conoce cuando se viaja allí, y eso nos paso a Ana, Silvia, Miguel y yo, íbamos llenos de ilusión pero con conocimientos muy limitados sobre Turquía, básicamente lo que nos contaban los medios de comunicación españoles; los que muchas veces hablan con el mismo desconocimiento que nosotros teníamos de Turquía. Todas las familias nos animaron a hacer el viaje, aunque también nos sermonearon con que tuviéramos mucho cuidado, con los prejuicios de siempre sobre los países musulmanes.Cuando llegamos a Turquía estuvimos tres días en Estambul antes de ir a Aksaray a realizar el proyecto, y esos tres días cambiaron para siempre nuestra opinión sobre Turquía, fueron tres días donde nos empapamos de miles de años de historia, gracias a nuestro guía y traductor simultaneo Fatih, donde conocimos la amabilidad y las costumbres turcas, y donde encontramos gente increíble desde Neset, amigo de Fatih que se convirtió también en nuestro hasta Ahmed, el camarero con el que hablamos y bebimos te durante horas.En tan solo dos días, los cuatro queríamos ser turcos, Estambul nos había fascinado, y las llamadas a nuestras familias en España eran constantes porque queríamos contarles todas las cosas increíbles que estábamos viendo y viviendo en Estambul.

Cuando volamos desde Estambul hasta aksaray la idea de todos era clara, queríamos volver a Estambul pronto con nuestras familias y amigos para que ellos también pudieran conocer esa ciudad increíble.

El viaje no terminaba ahí; aun nos quedaba una semana en Aksaray, que como luego vimos, fue igual de fantástico que Estambul, el proyecto se basaba en el dialogo sobre el racismo y la xenofobia y éramos cuatro países, Portugal, Líbano, España y por supuesto Turquía.

Los talleres del curso consiguieron que unas veinte personas de cuatro países diferentes aportaran su visión sobre el racismo y sobretodo dialogaran; pero lo que verdaderamente cambio nuestra visión sobre lo desconocido y termino con nuestros prejuicios fue la convivencia constante con toda la gente, las charlas por la noche, hablando sobre nuestras vidas, nuestros deseos de fututo, nuestras ideas…. Eso fue para nosotros la verdadera esencia del curso, la convivencia perfecta entre jóvenes de países tan lejanos y en principio tan diferentes.

Aksaray también nos sorprendió, lo que en principio vimos como una pequeña ciudad en medio casi de la nada, se convirtió en una ciudad perfecta para desarrollar el proyecto, la amabilidad turca nos desbordaba una vez más, incluso la gente que no hablaba inglés conseguía que te sintieras como en casa, como el camarero del hotel que siempre que te veía tenía una sonrisa y un té para ofrecerte.

Las visitas oficiales, que tuvimos unas cuantas, nos dejaron ver el respeto turco, y el interés de las autoridades como el alcalde y el gobernador, por nuestros países y por nuestras sensaciones sobre una Turquía en la unión europea, algo que vemos absolutamente factible y de las cuales nos hemos convertido en los mayores defensores, los temores de la UE son infundados, quizás por prejuicios de los burócratas o por desconocimiento, pero nosotros hemos podido comprobar que Turquía esta mas que preparada para ser un miembro de la UE.

Por todo esto, Turquía es un país para ver, para conocer… a nosotros nos ha dejado uno de los mejores recuerdos de nuestra vida

Mil gracias a la Casa Turca por la oportunidad que nos ha dado, y especialmente a Fatih, que nos ayudo a conocer su país, que ha tenido una paciencia increíble con nosotros, y con el que hemos pasado grandes momentos.

Patricia Álvarez

TURQUIA